Como ya sabréis, gracias a Google Earth se pueden contemplar unos cuantos cuadros del Museo del Prado con una resolución nunca antes vista. Google vuelve a ponerse a la cabeza del negocio no basado en publicidad directa o suscripción, sino en algo más sutíl, confiando en la inteligencia del usuario. He aprovechado que uno de los cuadros elegidos por Google Earth es  “El Jardín de las Delicias” de El Bosco, para volver a analizarlo.  Para entender y disfrutar este maravilloso cuadro hay cientos de libros que explican toda la iconografía y las posibles intenciones del autor. Así que yo sólo hablaré de un pequeño detalle curioso que he observado y que no conocía.
El único animal, sin contar los pájaros (que están por todas partes), que se puede ver en los 3 paneles del cuadro (“El Jardín del Edén”, “El Jardín de las Delicias” y “El Infierno”) es el gato. Además hay un único gato en cada uno de los paneles y cada uno de ellos representa, en mi opinión, la esencia de ese panel. Veamos:

gato1eljardindeleden En la parte izquierda del cuadro, el panel correspondiente a “El jardín del Edén”, podemos ver a este gato que come tranquilamente, sin importarle lo que Dios tenga que contarles a Adán y a Eva. Es un gato dulce e inocente, al igual que los primeros hombres antes de conocer el pecado.

gato2eljardindelasdelicias En el panél central podemos ver un gato mucho más estilizado y seductor, que participa activamente en la decadencia del hombre al llevar sobre su lomo hombres y mujeres desnudos hacia la perdición a la que consucirá su lujuria. El gato, tradicionalmente considerado mágico por muchas culturas, tiene además otro símbolo mágico: un  cuerno y ocupa una posición privilegiada en la composición, simbolizando quizás, ese poder  casi sobrenatural que tiene la lujuria sobre nosotros. Recuerdese la obsesión que tenía El Bosco por el pecado y el sexo.

gato3elinfierno

En el panel de la derecha, “El Infierno” un gato con apariencia diabólica está ayudando a torturar a uno de los pecadores a los que ayudaba a pecar en el panel central. Curiosamente la tortura consiste en hacer lo que mejor hacen los gatos: Ruido. Aunque esta vez, en vez de maullando, hace el ruido tocando el tambor.

Si queréis localizar los gatos en el cuadro podéis ampliar las fotos que he puesto y arriba a la derecha se ve el cuadro completo con un pequeño recuadro blanco que indica en que parte está la ampliación.

Es curioso que el único animal que “El Bosco” pintó en los 3 paneles sea el gato.  Quizá lo haya elegido por ser un animal que puede representar la bondad, la maldad y la lujuria o por que sea el más cercano a los humanos en su forma de comportarse ante la vida. No lo sé.

Aprovecho desde aquí para dar mi enhorabuena a Google por su compromiso por hacer llegar la cultura libremente a toda la población mediante esta iniciativa. A ver cuando empiezan con la base de datos de música.

Pues eso. nos vemos por “El Prado”.

Anuncios